Una democracia real para soluciones reales

SARA MOLERO ROMEU.

Gente en las colas del INEM, noticias de corrupción a todas horas, universitarios que salen del País buscando trabajo, miles de familias desahuciadas…. La gente trabajadora que levanta España día tras día, está cansada. Cansada de lo mismo y de los mismos.

Creo que más que adoptar medidas se deben implantar soluciones a los ámbitos que más preocupan a la sociedad. En los desahucios, por ejemplo, pienso que más que acoger la idea de dación en pago que, desde mi punto de vista, realmente no soluciona el problema puesto que las familias terminan su deuda pero se ven en la calle sin nada, la legislación podría contemplar la idea de cambiar la condición del deudor de propietario a inquilino, con un alquiler no superior al 30% de sus ingreso mensual. Así evitamos que las familias se queden en la calle.

¿Donde queda la educación? Aumento de tasas, reducción de becas, privatización…. Los universitarios, gracias a la magnífica idea de los recortes, disfrutan de docentes que realmente no tienen la vocación de enseñar. Gracias a el aumento de tasas, materiales, transporte… solamente podrán ser graduados aquellos que tengan un nivel económico alto, y esto conlleva que quienes enseñan en colegios, universidades, etc… sean aquellos que han tenido un buen nivel económico en casa, y no realmente aquellas personas que, por su capacidad y mérito, deberían educar. Además, para engordar las arcas universitarias, se imponen las segundas y posteriores matrículas a precios que superan con creces el servicio que la misma Universidad presta, tanto a nivel educativo, como de materiales.

La solución, desde mi punto de vista: políticos nuevos, ideas nuevas, caras nuevas, fusionando la experiencia de los políticos “antiguos” y las ideas y la puesta en escena de los políticos jóvenes. Proyectos ambiciosos que acojan a todos los sectores de la colectividad, desde el que más tiene hasta el que no tiene nada. Porque más allá de los protocolos institucionales y los Bancos están las personas, y es para ellas para los quienes los políticos deben TRABAJAR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad